Seguinos en:

Cuando decimos calibre 9 mm, ¿de qué cartucho hablamos? - 1º parte

Estudio profundo de investigación

Autor: Oscar Enrique Vanzetti Fecha de publicación: 05/02/2013

"Las armas de fuego y sus municiones siempre fueron objeto de estudio por algunos interesados en estos temas. Dentro de los últimos, los cartuchos, hay una "gran familia" de calibres que es la de los 9 mm y de los cuales hoy sobreviven unos pocos. Estos datos pueden serle útil, entre otros, a los profesionales relacionados con las Ciencia Forenses ya que hallar en un cadáver o en una lesión una bala de un diámetro similar o igual al 9 mm Parabellum no significa, obligadamente, que provenga de un arma moderna mal habida, en uso por personal de algunas instituciones armadas del Estado".

Leyendo una vieja revista americana sobre armas y municiones, encuentro un artículo que trata sobre una amplia variedad de cartuchos calibre 9 mm (1), mejor dicho de una "familia" realmente "numerosa" de ellos, siendo algunos pocos conocidos, otros perimidos y otros que ya pueden considerarse conspicuos. Ello hace que puedan presentarse confusiones y equívocos entre cartuchos de un mismo calibre (el 9 mm ó .355 pulgadas) o bien con otros parecidos en dimensiones, especialmente cuando recibieron diferentes nombres según los países donde fueron utilizados. Además, cartuchos muy conocidos para revólveres también se pueden incluir dentro de esta denominación, como veremos.

Como a veces este tema no es del completo conocimiento de todos los usuarios de armas de fuego, especialmente de las de puño y en este caso de las llamadas pistolas semiautomáticas, se me ocurrió la idea de traducir el artículo y, además, de hacerle algunos agregados de datos y de figuras que permitan hacer más amena su lectura, los que finalmente fueron mucho más de los que pensé, superando largamente al artículo original.

Creo que es necesario aclarar, antes de adentrarnos en la profundidad del tema, que significan los términos "calibre" y "cartucho" en las armas de fuego portátiles modernas.

Al calibre se lo puede definir de variadas formas. Se lo puede precisar:

  • 1) como al diámetro de la bala tomado a nivel de su inserción con la vaina, a la altura de lo que se correspondería con la boca de la misma y que es el lugar donde normalmente se hace el "Crimp" o "ajuste" entre la vaina y la bala;
  • 2) como al diámetro del ánima virgen del cañón del arma (Land Diameter o Bore Diameter)

Cuando el ánima o alma del cañón es estriado o rayado (Rifling) como también se dice, el calibre puede ser tomado de dos formas: a) entre las superficies de dos partes salientes y opuestas, llamadas campos (Land Diameter o Bore Diameter que sería igual al punto Nº 2, antes mencionado), o b) entre los fondos de las estrías o surcos también opuestos (Grooves Diameter). Ver figura Nº 1

Con respecto al acto denominado "Crimp", bebe realizarse cuidadosamente en los cartuchos para pistolas semiautomáticas en las cuales el tope dentro de la recámara se hace con los bordes de la circunferencia que forman la boca de la vaina, teniendo como fundamento el no deformar o curvar el mencionado borde o labios para no dificultar este importantísimo e imprescindible mecanismo de fijación. Es el conocido "Head Space" o "espacio de acerrojamiento".

Figura Nº 1: formas de considerar el calibre: A: línea de puntos, distancia entre campos. B: línea llena, distancia entre fondo de estrías

También se utilizan otros parámetros para designar a los calibres de las armas de fuego, como ser: el largo de la vaina, el nombre de su creador, el año de su aparición en el mercado o de adopción por las FF.AA de algún país u otras características, numerosas, que sirven para individualizarlos y diferenciarlos de otros y, también, para causar confusión entre usuarios e investigadores.

Pero, y para complicar un poco más las cosas, en general para referirnos a la nomenclatura de un calibre en especial se pueden usar dos diferentes unidades de longitud:

  • 1) el sistema métrico decimal, usándose el milímetro, como lo usan en Europa central, especialmente en Alemania y que también lo hacemos en nuestro País, denominación que se está tratando de imponer en todo el mundo. (Ej: 9 mm)
  • 2) el sistema anglosajón, en donde se pueden usar: a) la centésima de pulgada, como en EE.UU. (Ej: 0,45"; 0,45 pulgadas ó .45) y, b) la milésima de pulgada, como se acostumbra en Gran Bretaña (Ej: 0,455"; 0,455 pulgadas ó .455, todas expresiones equivalentes). Pero no quiero profundizar en el tema ya que será motivo de otra nota

En cuanto al término cartucho, se lo puede definir como "la unidad de carga de un arma de fuego, el cual está compuesto por la vaina y todo lo que ella involucra: la pólvora, el fulminante y la bala o punta, teniendo ésta un diámetro (calibre), longitud y peso determinado y diverso".

De allí entonces que, cuando decimos solamente "calibre 9 mm" no nos estamos refiriendo a ningún cartucho en particular, sino que estamos utilizando un vocablo genérico y plurívoco. Grueso error éste, que se puede encontrar con harta frecuencia mencionado así en periódicos y otros medios de difusión masiva y, a veces, también lo utilizamos conscientes de lo ambiguo del término para expresarnos, ya sea: por simple comodidad, por desconocimiento de la importancia de la correcta expresión (más notorio la falta cuando la cometen personas que deben utilizar armas de fuego por su profesión y por ello, supuestamente, obligados de conocer la terminología correcta), o bien para que nos entienda un interlocutor que no está habituado a estos vocablos que pertenecen al léxico propio de la ciencia balística.

O sea, para aclarar lo expuesto precedentemente, si decimos por ejemplo 9 mm u otra cifra apropiada como .45 o .455 le estaríamos dando un nombre al calibre, pero faltaría el apellido, que en nuestro caso podrían ser, y sólo como ejemplo: 9 mm Parabellum, .45 ACP y .455 Eley, para darles el aludido "apellido" a los cartuchos antes mencionados, lo cual sirve para individualizarlos y diferenciarlos de otros de similares características.

Existe un cartucho en calibre 9 mm que está actualmente ampliamente difundido y utilizado en casi todo el mundo y es el 9 mm Parabellum, que también es conocido con otros nombres (o "apellidos"). Se puede decir que es, hasta hoy, el cartucho más utilizado en pistolas semiautomáticas y en pistolas ametralladoras (sub-fusiles, para algunos) en EE.UU. y en casi todo el orbe. También está ampliamente difundido como calibre reglamentario en nuestras FF.AA., FF.SS. y SS.PP.

El gran espaldarazo a este cartucho de origen europeo se lo dio Estados Unidos de América cuando, en el año 1985, las FF.AA. de ese país deciden adoptarlo como cartucho oficial para sus armas cortas de servicio, que de aquí en adelante sería la pistola semiautomática Beretta 92-F (M9), remplazando a la fiel y muy querida pistola semiautomática Colt 1911. A1 en calibre .45 ACP (dupla que en USA nunca fue olvidada ni dejada de usar). Luego de esta controvertida decisión, otras fuerzas policiales y agencias de seguridad de ese país también lo acogieron como calibre oficial para sus armas de puño. Siguieron los civiles, quienes lo receptaron y hoy le tienen gran estima. Y entonces su popularidad se fue hasta las nubes.

Muy pocos cartuchos calibre 9 mm quedaron "vivos" después de esa elección y algunos de ellos, muy pocos, son usados actualmente. Pero muchos "familiares" del 9 mm Parabellum desaparecieron, parece que para siempre, haciéndose obsoletos y, seguramente, ya figurarán en el gran libro de historia de las armas de fuego.

Pero nuevos "descendientes" del cartucho 9 mm Parabellum han aparecido después del año 1985 y están peleando duramente para tener su lugar bajo el sol.

Los calibres 9 mm que, como dijera, quedaron obsoletos y que se "desprendieron", por así decirlo, del 9 mm Para., fueron usados en pistolas semiautomáticas (y a veces en revólveres) que, en la fama, se amalgamaron con la popularidad del cartucho 9 mm "para la guerra" y que hoy constituyen piezas muy apreciadas por coleccionistas y amantes de las armas de fuego en general.

Debo advertir al lector que puede encontrar fechas y cifras relativas a longitudes de vainas o pesos de las balas, entre otros datos, que tienen valores diferentes para una misma munición, según la fuente de datos consultada. En cuanto a las figuras de los cartuchos aquí presentados como ejemplos, no se muestran en sus reales dimensiones sino que aumentados de tamaño a fin de poder observar mejor algunos detalles de los mismos.

Figura Nº 2: Listado de cartuchos para armas cortas.
(Listado tomado de: http://world.guns.ru/ammunition/gallery-patrons-e.html)

De izquierda a derecha:
1- 9 x 17 Browning Corto/ Kurz / Short / .380 ACP
2- 9 x 18 Ultra
3- 9 x 18 Makarov PM
4- 9 x 18 Makarov PM (lead-core bullet for police use)
5- 9 x 19 Luger
6 - 9 x 19 7N31 armor piercing
7- 9 x 20 SR Browning Long
8- 9 x 21 IMI
9- 9 x 21 SP11
10- 9 x 21 SP10 armor piercing
11- .38 Super
12- 9 x 23 Winchester
13- .357 SIG
14- 9 x 25 Mauser export
15- 9 Winchester Magnum
16- .40 SW
17- .41AE
18- 10mm Auto
19- .45 GAP
20- .45 ACP
21- .45 Winchester Magnum
22- .50 AE

Veremos, más adelante, que algunos de esos cartuchos ya están fuera de uso, pero comenzaremos por el más famoso y utilizado de todos los 9 mm actuales. Las figuras de las armas, si bien no son el objeto de la nota, es para ayuda e ilustración del artículo, no estando presentes en el original. En cuanto a las imágenes de los cartuchos, como dijera, ellas son más grandes que el tamaño real para poder ser apreciados con mayor detalle.

9 mm Parabellum / Luger ó 9x19 mm

Este cartucho fue diseñado hacia el año 1902 a requerimiento de las autoridades de la Marina de Guerra de Alemania, la cual tenía como arma corta de dotación a la pistola Parabellum/Luger que fuese adoptada en mayo de 1900, en calibre 7,65 x 21 mm Parabellum, siendo 21 mm el largo total de su vaina. Este cartucho era de formato "abotellado" por tener un agolletamiento o estrechamiento a nivel de la boca de la vaina que le daba forma semejante a la de una botella (Bottleneck). Engarzaba una bala del calibre 7,65 mm antes mencionado, pero que no tenía un poder de incapacitación que satisficiera a las autoridades militares de la armada germánica. En busca de mejorar esas cualidades encargan ese trabajo a la, para esa época, mundialmente famosa fábrica de armas y municiones alemana DWM, abreviatura de "Deutsche Waffen und Munitionsfabriken".

La fábrica DWM modifica la vaina del cartucho 7,65 x 21 mm acortándola, sacándole la porción agolletada y dejándole con un largo total de 19,15 mm (.754) y le colocan una bala totalmente encamisada, de formato cónico y punta aplanada (o sea con forma de un cono truncado), con un diámetro real de 9,02 milímetros que es igual a decir .355, entendiéndose que éstos últimos son milésimas de pulgadas.

Figura Nº 3: Cartucho 7,65 x 21 mm Luger. Tomado de: Cartridges of the World. 8º Edition.1997, Pág. 241

El diámetro externo de la nueva vaina conserva la que tenía el cartucho 7,65 mm Para, o sea 9,55 mm a nivel de la boca y algo mayor a nivel de la base (9,84 mm) ya que sus paredes no son rectas sino que constituyen un cilindro con la base más ensanchada, dándole una forma general levemente cónica.

Figura Nº 4: Cartucho 9x19 Luger / Parabellum ó 9mm NATO
(http://world.guns.ru/ammunition/pistol-cartridges-e.html)

Nace así el cartucho 9 x 19 mm, donde 9,02 mm es el diámetro o calibre real de la bala, que sería igual a 0,355 pulgadas (para otros autores tendría .354 de pulgada) y 19,15 mm el largo de la vaina, con un largo total del cartucho de 29,69 mm y una velocidad en la boca de fuego de aproximadamente 352 metros por segundo (1.155 pies/segundo o pps). Fue adoptado primero por la Marina de Guerra Alemana en 1904, quien le da el nombre de "9 mm Parabellum", para ser utilizado en un arma de puño conocida en EE.UU. como pistola Luger naval modelo 1904 (Marine Modell). En Europa es más conocida como pistola Parabellum.

Según Santiago P. Tavella Madariaga, famoso experto y coleccionista de armas de fuego de nuestro País: "el nombre de fábrica registrado por la DWM era "Parabellum". El primero en denominarla "Luger" fue su distribuidor en EE.UU. Mr. Hans Tauscher [?] durante el período de la contienda (N del A: se refiere a la 1º GM) desaparece del mercado, retomando su distribución Mr. A. F. Stoeger de New York, quien registró en el año 1923 el nombre de "Luger" y comenzó la venta con el nombre de su firma grabado en el lado derecho de la corredera y el Águila Americana sobre la recámara".

La importancia de poseer la bala un calibre normatizado real de .355 de pulgada, aproximadamente 9,02 mm, se halla en que el diámetro del ánima del cañón del arma debe ser de una medida igual o ligeramente menor, de modo tal que en las armas modernas el diámetro de la bala puede exceder a la del ánima virgen entre 0.003 a 0.005 de pulgadas (o sea de 3 a 5 milésimas de pulgadas, por término medio) de modo tal que no aumenten peligrosamente dentro del tubo-cañón el trabajo de forzamiento y el índice de fricción, lo cual aumentaría a niveles peligrosos la presión dentro del ánima en el momento del disparo. Por ejemplo, en las pistolas Luger el diámetro del ánima entre campos es de 8,82 mm (.3472"), pudiendo variar entre 8,81mm (.3468") y 8,83 mm (.3476"), según se puede encontrar inscripto en los cañones de estas armas.

Fue, a nivel mundial, la primera vez que una fuerza militar adopta este calibre oficialmente como reglamentario para sus armas de flanco. Al 9 mm Parabellum también se lo puede denominar 9 mm Para, 9 mm P, 9 mm NATO, 9 mm Luger ó 9x19 mm. Existen otras denominaciones pero estas son las más comunes.

La palabra "Parabellum" es, en cuanto a su origen, realmente un entresijo. Para algunos autores sería una expresión que significa "para la guerra" y que provendría de la frase en latín: "Si vis pacem para bellum", que traducido significaría "Si quieres la paz, prepárate para la guerra" y estaría atribuida, para algunos, a Julio César y según otros a Flavius Renato Vegetius, escritor del siglo IV de la era Cristiana. Para otros, el origen de dicho vocablo se debería a que la fábrica de armas y municiones DWM de Berlín tenía un código secreto que sería justamente la palabra "Parabellum".

En USA, como dijera, esta pistola es más conocida por el nombre "Luger" al igual que el calibre en cuestión, nombre coligado a Georg Luger que fuere quien diseñara el arma (basándose en la pistola Borchardt de calibre .30 Borchardt ó 7.65x25mm P, que fuera la primera pistola semiautomática y cartucho que se transformaran en un éxito mecánico y comercial) y que, luego, la fabricase la firma DWM. Otros autores escriben el apellido como Lueger o Lüger.

Por lo antes mencionado, en USA, una nación rectora en el tema armas de fuego, especialmente en el llamado mundo "Occidental", en artículos referidos a este calibre se puede hallar escrito Luger/Parabellum tomándose como correctas, en la práctica, ambas expresiones. La pistola modelo 1904 es un arma muy hermosa, con un cañón de 15 cm de longitud (6 pulgadas) y un alza móvil de dos posiciones (para 100 y 200 metros) situada en la parte posterior del block de cierre, distinguido por su corredera rectilínea de bielas articuladas tipo "rodillos", característico de este arma. En la parte pósteroinferior de la culata lleva unos rieles donde se podía colocar un culatín de madera que la transformaba en una práctica carabina. No es un modelo fácil de encontrar en nuestro país.

Figura Nº 5: Pistola Luger Modelo Naval 1904
(http://www.hlebooks.com/lugerpa/alumarine.htm)

En el año 1908 es el Ejército Alemán quien adopta al nuevo cartucho 9 mm Parabellum y una pistola igual a la modelo 1904 pero con un cañón más corto, de 10 cm de longitud (4 pulgadas) y sin seguro de empuñadura. En 1914 se le agrega en la parte posterior de la corredera una saliente con funciones de agarradera, donde se podía sujetar una correa. También posee en la parte trasera e inferior de la culata los rieles para colocar un culatín, como el modelo 1904.

El arma fue denominada por las autoridades militares alemanas como "P. 08" o "Pistole Parabellum 08", que significa "pistola modelo 1908". Me atrevo a decir que a nivel mundial es más conocida como "pistola Luger".

Yo poseo una pistola de éstas que tiene grabado sobre la recámara la fecha 1914 y sobre el mecanismo de cierre el hermoso monograma de letras entrelazadas característico de la D W M. En cuanto a sus características mecánicas coincide con lo expuesto precedentemente, siendo su aspecto exterior igual al de la figura Nº 6.

Figura Nº 6: Pistola Parabellum modelo 1914 ó Pistole 08
(http://www.varsoviasedefiende.com.ar/armas_alemanas.html)

Hacia el año 1917 las autoridades militares de Alemania deciden cambiar la forma de la bala del cartucho que estaba en servicio por otra de forma ojival, o sea con una punta más redondeada y ligeramente más alargada, totalmente encamisada (Full Metal Jacketed o FMJ, en inglés) como la que se puede ver en la figura Nº 4 (sus dimensiones reales, evidentemente, son menores que los de la figura mencionada), con el objeto de solucionar algunos problemas de alimentación del arma que se presentaban con la punta anterior, siendo utilizada con el nuevo diseño hasta el día de hoy tanto en armas militares como civiles, si bien existen una gran variedad de tipos de puntas para este cartucho. Esta famosa pistola fue remplazada parcialmente en 1938 por la semiautomática Walther P38, en el mismo calibre.

Pero el calibre 9 mm Para. tendría otro impulso prominente en su devenir. En 1935 las fuerzas armadas de Bélgica adoptan un arma que sería famosa en su época y que todavía está en servicio en muchas fuerzas armadas y policiales de numerosos países: la Browning HP 35, en calibre 9 mm Para. Esta pistola fue diseñada por John M. Browning en 1914. Al morir éste en 1926, sigue trabajando en su desarrollo Dieudonné Saive de la Fabrique Nationale (FN) de Herstal, Bélgica, hasta su adopción por el ejército de ese país en el año mencionado supra.

Algunas características sobresaliente de este arma son, entre otras, su sistema de funcionamiento en simple acción denominado "Browning mejorado" que certificaba un funcionamiento muy seguro. Otra característica muy importante fue la de tener un cargador para trece cartuchos 9 mm Para, un gran avance en el campo de las armas de puño de esa época, lo que le permite holgadamente llevar el nombre de "Alta Potencia" o "Grande Puissance" en francés, que es igual a decir "High Power" o "Hi Power", en inglés. Se la conoce comúnmente como "HP 35", por lo antes explicado.

En las pistolas HP 35 modernas se produjeron cambios estéticos, pero conservan el mismo sistema de funcionamiento y confiabilidad que el modelo original. Vale mencionar que esta pistola dio un gran impulso al uso del cartucho 9x19 mm Luger.

Figura Nº 7: Pistola Browning High Power made by FN (model 1935)
(http://world.guns.ru/handguns/hg/be/fn-browning-hp-e.html)

Además de lo antes mencionado, este cartucho, cuyo proyectil tiene gran capacidad de perforación en seres humanos, por su tamaño y peso le permitía algo muy importante al soldado de esa época: llevar una apreciable cantidad de él en sus cartucheras. Fue utilizado por las FF.AA. alemanas en las dos guerras mundiales, en armas de puño y en pistolas-ametralladoras (subfusiles, para otros autores). En la II GM fue utilizada tanto por las fuerzas alemanas como por los aliados. En el medio civil este calibre también fue y es ampliamente utilizado. Algunos modelos antiguos de esta pistola tenían una cartuchera asentada sobre un soporte de madera que podía usarse como culatín.

En la posguerra, debido a la gran cantidad de armas y municiones disponible en este calibre, llegan muchos ejemplares de ambos a EE. UU. donde ya había sido probado y rechazado como calibre militar durante el famoso test Thompson-La Garde en 1904, de donde salen seleccionados la pistola Colt 1911 y el calibre .45 ACP.

Pero en USA este cartucho 9 mm Luger sigue una distinguida trayectoria. El espaldarazo final se le concede cuando es adoptado como calibre de ordenanza para los países participantes de la OTAN en 1953 (Organización del Tratado del Atlántico Norte, que fuera creada el 4 de abril de 1949), ingresando EE.UU. en 1985.

Algunos tiradores de EE.UU. pueden creer que el 9 mm Para es un cartucho relativamente moderno, ya que su popularidad comenzó a extenderse cuando grandes fábricas de armas de ese país, como Colt y SW, comienzan a producir armas para dicho calibre. Colt fabrica en 1951 el modelo Commander, en aleación liviana, y Smith Wesson la pistola semiautomática modelo 39. Lógicamente ambas pistolas recamaradas para el cartucho 9 mm Luger/ Parabellum.

Hoy son numerosos los países que lo mantienen como cartucho reglamentario en las armas de puños militares y policiales, existiendo para estos últimos variada cantidad de puntas deformables.

Creo menester hacer un comentario. Los poseedores de armas antiguas como las pistolas Luger, deben estar advertidos que en algunos países se utilizan cartuchos 9 mm Luger en pistolas ametralladoras (PA). Estos poseen una potencia mayor a los fabricados para las armas de puño en este calibre ya que las presiones que desarrollan a nivel de la recámara y la velocidad del proyectil a nivel de la boca de fuego son mayores al que los mecanismos de estas pistolas pueden soportar. Ello puede ser origen, con el uso prolongado, de roturas en estas armas y también pueden ocasionar lesiones al tirador.

Esto sucedió en nuestro país, cuando se usaban en estas armas, y en otras, cartuchos destinados a PA como las antiguas PAM I y II.

El lector interesado en este cartucho debe saber que existe abundante literatura sobre él, a la cual puede remitirse si desea profundizar en el tema.

Tabla Nº 1: Características del cartucho 9x19 mm Parabellum/Luger
Tabla modificada por el autor tomado de: http//world.guns.ru/ammunition/pistol-cartridges-e.html

9x20 mm Browning Long

Este cartucho, también conocido como 9x20 mm SR Browning Long (de Semi-Rimmed) por algunos autores, fue autoría de John M. Browning en 1903, sólo un año después de la creación del 9 mm Parabellum/Luger. Su destino era ser utilizado en la pistola de su creación denominada Browning modelo 1903 (Pistolet Automatic Grande Modele), también conocida como Browning Nº 2, fabricada por la FN Belga (Fabrique Nationale d`Armes de Guerre). La vaina tenía una longitud de 20,3 mm, con semi-reborde (Semi-rimmed), con surco de extracción y cargaba 4,5 grains de pólvora sin humo (0,29 g). La bala tenía un calibre real de 9,02 mm (.355), pero según otros autores podía ser .356 (9,04 mm) y era totalmente encamisada (FMJ). El cartucho tenía una longitud total de 27,94 mm.

Figura Nº 8: Cartucho 9x20 Browning Long. (http://en.wikipedia.org/wiki/File:9mm_long_cartridge.jpg)

Este arma y munición fueron también adoptados primero por Bélgica y luego por Suecia en 1907 para sus fuerzas armadas, aproximadamente hasta 1942. Otros países como Holanda, Turquía y Rusia la destinaron para uso policial. En USA se hizo popular en el medio civil y también fue adoptado en el ámbito militar, gozando de gran prestigio. Otras fábricas como Le Francais, en Francia, y Webley Scott en Gran Bretaña, también fabricaron esta pistola en el mismo calibre.

Figura Nº 9: Pistola FN/ Browning Modelo 1903 ó Browning Nº 2
(http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/e/e8/FN_Model_1903.jpg)

En dimensiones el cartucho 9 mm Browning Long (largo) es una versión ligeramente acortada del .38 Colt ACP (Automatic Colt Pistol) ó .38 Automático, cartucho que fuera utilizado para la pistola Colt modelo 1900 (ver figura Nº 45), siendo ambos, arma y cartucho, invenciones de J.M. Browning.

Balísticamente el 9 mm Browning Long se halla entre el .380 ACP (ó 9 mm Corto) y el .38 ACP. Se dice que el sufijo "Long" le fue agregado al 9 mm Browning en 1912, para diferenciarlo del 9 mm Browning "Short" o Corto.

Este cartucho 9 mm Browning Long tuvo un uso muy limitado en USA y se puede decir que hoy es prácticamente obsoleto.

Tabla Nº 2: Características del cartucho 9 mm Browning Long
Tabla tomada de: http://world.guns.ru/ammunition/pistol-cartridges-e.html

9 mm Browning Short ó .380 ACP

Este cartucho, también conocido como 9x17 mm, 9mm Corto (en español e italiano, respectivamente), Kurz (en alemán) y en el sistema anglosajón como .380 ACP, nominación que es utilizada tanto en América como en Europa.

Fue desarrollado por John M. Browning en USA para la pistola semiautomática Colt modelo 1908 de bolsillo (Pocket), con martillo oculto (Hammerless), en el calibre .380 ACP, siendo su nombre original "Colt Pocket Automatic Model 1908".

En 1912 el cartucho .380 ACP fue introducido en Europa por la FN (Fabrique Nationale de Herstal, Bélgica), para la pistola Browning modelo 1910. El calificativo de Corto ó "Short" fue utilizado para diferenciarlo del anterior cartucho Browning Long que tenía una vaina de 20,3 mm de largo.

Figura Nº 10: Cartucho 9x17 mm Browning Short, Corto, Kurz ó .380 ACP
(http://world.guns.ru/ammunition/pistol-cartridges-e.html)

Este calibre es un verdadero 9 mm ya que la bala posee un diámetro de .355 (9,02 mm) y era totalmente encamisada (FMJ), con una punta más bien redondeada. El cartucho tiene una vaina de 17,3 mm de longitud, sin reborde y con surco de extracción, y un largo total de 24,89 mm.

En EE.UU. es considerado este calibre como lo mínimo que se puede utilizar para la defensa personal debido a su escaso poder de detención, por lo cual nunca fue usado como arma de servicio en fuerzas militares ni policiales en ese país. Algunas fábricas como Colt, Remington, Savage, High Standard y otras, fabricaron pistolas semiauto para este calibre. Actualmente se siguen fabricando pistolas para este 9 mm Corto y su efectividad para la defensa personal se puede ver incrementado por la aparición de nuevos tipos de puntas expansivas que hoy se ofrecen en el mercado.

Figura Nº 11: Pistola Colt Pocket Modelo 1908 Hammerless .380 ACP
(http://www.coltautos.com/1908ph.htm)

Muchos usuarios de armas americanos pensaban que era un calibre .38, motivo que puede haber sido la causa por la cual siempre fue popular entre ellos.

En Europa, en cambio, fue un calibre que tuvo buena aceptación. Países como Italia, Checoslovaquia, Alemania y Suecia, entre otros, lo usaron como calibre reglamentario militar y/o policial. También fue muy popular entre los civiles. Esta aceptación en los diversos medios oficiales europeos lo demuestra el hecho de que fábricas importantes de ese continente, además de la FN, como Beretta, Walther, Bayard, Astra y muchas otras, fabricaron y todavía lo hacen, pistolas semiautomáticas para este calibre.

En USA se lo considera más bien como un calibre para un arma secundaria o de "Backup".

Las FF.AA. Italianas utilizaron este calibre en la pistola Beretta modelo 1934 durante la II GM. Era un arma de pequeño tamaño y de buena calidad que utilizaba el sistema "Blowback" o cierre por inercia de masas. Muy segura, confiable, precisa, mecánicamente sencilla y con un retroceso escaso. Un seguro incómodo de colocar y su calibre, en mi opinión poco potente para uso militar, sería lo único que se le podría criticar. Si bien sus líneas son de un estilo antiguo, es muy agradable disparar con ella ya que permite un empuñamiento cómodo (especialmente para manos algo pequeñas) por la prolongación que posee el cargador en su parte anteroinferior y, además, es fácil de controlar en tiro rápido.

Figura Nº 12: Pistola Beretta modelo 1934 (http://en.wikipedia.org/wiki/File:Beretta_Model_1934_Pistol.jpg)

Muchas de estas pistolas se encuentran actualmente en manos de civiles que la utilizan para defensa personal con munición moderna, debido a que es un arma de reducidas dimensiones, poco peso y con un retroceso fácil de soportar y controlar.

Las pistola alemanas Walther PP y PPK de acción doble, recamaradas para este calibre son armas de fina factura y cuidada calidad, tanto por sus materiales como por sus mecanismos y contribuyeron, en buena medida, a la difusión del calibre .380 ACP. Son armas fabricadas en la actualidad y muy utilizadas para la defensa personal, pudiéndose emplear en ellas modernos cartuchos con puntas de nuevo diseño. Tanto el modelo PP como el PPK fueron copiados por numerosos países y fabricados también en otros calibres.

Por la potencia relativamente moderada de este cartucho, las armas fabricadas para él utilizan comúnmente el sistema de cierre por inercia de masas o "Blowback".

Figura Nº 13: Pistola Walther PP .380 ACP (http://www.imfdb.org/wiki/Godfather:_Part_III,_The)
Tabla Nº 3: Características del cartucho 9 x 17 mm Browning Short ó .380 ACP
Tabla modificada por el autor tomada de: http://en.wikipedia.org/wiki/9_mm_caliber

9 mm Mauser Export ó 9x25 mm Mauser

Este cartucho 9x25 mm fue introducido al mercado entre 1907 y 1908 para la pistola Mauser C 96 "modelo de exportación" (Export Model), de allí su denominación, ambos destinados a ser exportados al mercado sud americano y chino, desapareciendo este 9 mm en 1914 al comenzar la II GM. Volvió a aparecer a mediados del año 1930 cuando fue adoptado para algunas pistolas ametralladoras austríacas y suizas.

La vaina del 9 mm Mauser no poseía reborde, pero si surco de extracción y un largo de 24,89 mm, prácticamente 25 mm. Sobrepasaba así la longitud de vaina del 9 mm Para. (19 mm) y a la del .38 Super Automatic (22,86 mm) siendo éste último una creación moderna para esa época. También superaba en potencia a ambos cartuchos, aproximadamente en un 20 %.

Figura Nº 14: Cartucho 9 x25 mm Mauser Export (http://world.guns.ru/ammunition/pistol-cartridges-e.html)

Según especificaciones europeas este cartucho 9 x 25 mm Mauser podía utilizar una bala con un peso de 123 grains (7,97 g) o de 128 grains (8,29 g). Con la punta de 128 grains poseía una velocidad aproximada en la boca de fuego de 415 m/s (1.362 pies por segundos o pps), lo cual lo ubicaba dentro de la performance o rendimiento de un cartucho .357 Magnum actual. El diámetro de la punta era de 9,02 mm.

La pistola Mauser comenzó a ser desarrollada entre 1893 y 1894. Su diseño final se logró en 1895, cuando es patentada por Paul Mauser y su producción comenzó en 1896, tomando su forma definitiva en 1912. Esta pistola es también conocida como "Mauser C 96", pero nunca fue el arma de puño oficial de ningún ejército. En USA no se fabricó ningún arma para este calibre.

Es un arma de una rara belleza y disparar con ella es, en mi opinión, no sólo muy agradable, sino también volver realmente al pasado, hacia fines del siglo XIX y comienzos del XX, cuando comenzaron a desarrollarse las armas cortas semiautomáticas.

Figura Nº 15: Pistola Mauser C96 en calibre 9 mm Parabellum
(http://en.wikipedia.org/wiki/File:Mauser_C96_M1916_Red_9_7.JPG)

En 1915 el gobierno Alemán compra varios miles de estas pistolas a la fábrica Mauser pero recamaradas para el 9 mm Parabellum, las cuales llevaban grabados en ambas cachas un gran número 9 pintado en color rojo, de allí que algunos autores la llamen la "Red 9" (la 9 roja).

Tabla Nº 4: Características del cartucho 9 mm Mauser Export
Tabla tomado de: http//world.guns.ru/ammunition/pistol-cartridges-e.html

9x23 mm Bayard Long ó 9 mm Bayard Largo

Este cartucho, también denominado 9 x23 mm Bergman-Bayard, 9 mm Bergman, 9 mm Bayard, 9 mm Bayard Long o también 9 mm Largo, fue producido en Alemania, alrededor de 1903 para una pistola semiautomática militar denominada Bergmann-Mars modelo Nº 6, pero luego de sufrir una serie de modificaciones y mejoras es finalmente adoptado por las Fuerzas Armadas Danesas para la pistola semiautomática Bergman-Bayard modelo 1910, la que fuese por muchos años el arma de puño oficial de este país.

Figura Nº 16: Pistola Bergman-Mars, modelo 1903, fabricada en Alemania
(http://world.guns.ru/handguns/hg/de/bergmann-mars-e.html)

Esta pistola, con cierto parecido a la Mauser C96, fue desarrollada por la Theodor Bergman Company basándose en mejoras introducidas a la pistola semiautomática Bergmann-Mars modelo Nº 6. Fue fabricada por la firma Anciens Etablissements Pieper de Herstal, Bélgica, bajo licencia Bergman y con el nombre comercial "Bayard". De la asociación de estos dos nombres se instituyó el del cartucho, denominación con el cual se le conoce mundialmente.

Figura Nº 17: Pistola Bergman Bayard modelo 1910

Este cartucho tenía una vaina de paredes rectas de 23,11 mm de largo, sin reborde (Rimless) y con surco de extracción. La longitud total del cartucho era de 28,75 mm. Estaba cargado con pólvora sin humo. La bala o punta era totalmente encamisada (FMJ) y tenía un diámetro de .355 o sea era un verdadero 9 mm. Desarrollaba una velocidad aproximada de 340 m/s. En España también se lo denomina 9 mm Largo.

Para algunos autores el 9 mm Bergman fue el primer cartucho 9x23 mm que apareció en el mercado, siendo desarrollado aproximadamente en 1898.

Balísticamente el cartucho 9 mm Bayard Largo está muy próximo al .38 ACP o también llamado .38 Auto, que tiene una vaina de 22,8 mm de longitud. En USA nunca se fabricó un arma para este calibre 9 x 23 mm Bayard Long.

Figura Nº 18: Cartucho 9 mm Bayard Long (http://world.guns.ru/ammunition/pistol-cartridges-e.html)

España fue la primera Nación en adoptar la pistola Bergman modelo 1903, nombre con el cual denominó a la Bergman-Mars Nº 6 y que luego de algunas mejoras pasa a llamarse modelo Bergman-Bayard 1908, adoptando esta pistola y al cartucho 9 mm Bayard Largo como arma y munición reglamentaria para las FF.AA y de Carabineros.

Este cartucho fue también usado en pistolas semiautomáticas de la casa Astra y en otras armas de puño de origen español, especialmente en pistolas que usaban el sistema Colt/Browning, hasta el año 1940 aproximadamente. Algunas de estas armas llegaron a EE.UU. después de la II GM. La Astra modelo 400 fue unas de las más destacadas dentro de la pistolas de diseño español.

Figura Nº 19: Pistola Astra 400 Modelo 1921 Calibre 9mm Largo (http://www.imfdb.org/wiki/File:Astra_400.jpg)

Vale la pena mencionar que la pistola Astra 400, en calibre 9mm Largo y que nació como un rediseño de la pistola semiautomática Campo Giro, fue designada en España para uso militar como Modelo 1921 y estuvo en servicio desde 1921 hasta 1946, destacándose por la calidad de sus materiales y un excelente funcionamiento. Funcionaba con el denominado sistema "Blowback" o cierre por inercia de masas, a pesar de utilizar el potente calibre 9 Largo. Fue adoptada como arma reglamentaria en ejércitos de varios países del mundo.

Algunos autores establecen una real diferencia entre el cartucho denominado 9 mm Largo y el 9 mm Bergman-Bayard mencionándolos como entidades diferentes, si bien en la mayoría de la literatura encontrada se los consideran iguales. Tales diferencias se pueden ver a en la tabla a continuación.

Tabla Nº 5: Características de los cartuchos 9 x 23 mm Long y Bergman/ Bayard
Tabla tomada de: www.loaddata.com. Tabla modificada por el autor el /junio/2013

9 mm Glisenti

Coincidiendo con el nombre del arma para el cual estaba destinado, el cartucho 9 mm Glisenti estaba propuesto para la pistola militar semiautomática Glisenti modelo 1910, siendo ambos, pistola y cartucho, utilizados oficialmente por el Ejército Italiano en ambas guerras mundiales. Se dice que fue pensada originariamente para usar el 9 mm Para. pero era un arma demasiado débil para aguantar la potencia de este cartucho. La pistola Glisenti fue sacada del servicio activo aproximadamente en 1915.

El 9 mm Glisenti fue un cartucho utilizado también en otras pistolas semiautomáticas, como las Beretta modelos 1915 y 1923, y en algunas pistolas ametralladoras como la famosa ametralladora Villar-Perosa. Con esta pistola se remplazó al revólver Bodeo modelo 1889.

Figura Nº 20: Cartucho 9 x 19 mm Glisenti

Al tener mucho menos potencia que el 9 mm Para, es un cartucho apto para ser usado en pistolas que funcionan por acción del conjunto conformado por la masa (peso) del cierre y la fuerza del resorte recuperador (cierre no calzado o sistema "Blowback" o por inercia de masas), siendo por ello armas menos onerosas y más fáciles de fabricar.

La vaina de este cartucho no tenía reborde (Rimless) pero si surco de extracción como casi todos los cartuchos de pistolas semiautomáticas, su longitud era de 19,15 mm. La bala poseía un diámetro de 9,02 mm (.355), o sea que también era un verdadero 9 mm. El largo total del cartucho era de 29,21mm. Para algunos autores esta pistola fue fabricada por la Societa Meccanica Bresciana Tempini y para otros por la Societa Siderúrgica Glisenti, en Turín, desde 1910.

Figura Nº 21: Pistola 9 mm Glisenti Modelo 1910

Se pude decir que el 9 mm Glisenti tenía casi las mismas características del .38 ACP y aproximadamente la misma potencia, pero era un 25 % menos poderoso que el 9 mm Parabellum estándar, con el cual podía ser confundido fácilmente porque sus características exteriores y dimensiones son similares.

Debido a los problemas que originaron estas confusiones de calibre con el 9 mm Parabellum, fue remplazado en el año 1935 por la pistola semiautomática Beretta modelo 1934 en calibre 9 mm Corto o .380 ACP. También se fabricó esta pistola en calibre 7,65 mm Browning o .32 ACP.

Si bien hoy el 9 mm Glisenti es un cartucho obsoleto la casa Fiocchi suele fabricarlo, pero pueden obtenerse recargas utilizando una vaina del 9 mm Luger, cuidando la cantidad de pólvora y peso de la punta para no crear presiones elevadas a nivel de la recámara.

Muchas pistolas que usaron el 9 mm Luger en esta pistola sufrieron serios daños que la tornaron inútil, es por ello que no debe usarse ese cartucho en este arma. Con otras pistolas Italianas en el calibre 9 mm Glisenti, pero fabricadas por Beretta, ocurrieron problemas similares. En estos casos el usuario siempre corre el riesgo potencial de ser herido si hay una rotura del arma.

Tabla Nº 6: Características del cartucho Glisenti
Tabla modificada por el autor tomada de: http://en.wikipedia.org/wiki/9_mm_caliber

9 mm Steyr

Este cartucho, también conocido como 9x23 mm Steyr, fue creado para la pistola semiautomática Austríaca Steyr modelo 1912 siendo adoptada por las FF.AA. del Imperio Austro-Húngaro en ese año, donde es denominada "1912 Selbstlade Pistole Steyr". Chile recibe una cierta cantidad de estas primeras armas pero fueron denominadas modelo 1911.

Este cartucho está cercano en dimensiones al 9 mm Bergman-Bayard, con el cual puede confundirse ya que ambos poseen casi las mismas dimensiones y poder, pero ambos fueron desarrollos independientes. En las pistolas españolas Astra modelo 400 se pueden disparar ambos, pero en otras no.

La bala tiene un diámetro real de 9,02 mm (.355) y era totalmente encamisada (FMJ) y el proyectil tenía una velocidad aproximada de 1.200 pies por segundo (365,7 m/s). Los Alemanes supieron fabricarla recubierta por una camisa de acero. En los cartuchos originales la camisa de la bala, frecuentemente, suele estar niquelada.

La vaina posee una longitud de 22,86 mm, es sin reborde y con surco de extracción. El largo total del cartucho era de 33,02 mm.

Figura Nº 22: Cartucho 9 mm Steyr producido por la fábrica Hornady de USA
(http://www.ammo-one.com/9mmSteyr.html)

Balísticamente el rendimiento del 9 mm Steyr es muy parecido al .38 ACP y por sus dimensiones es similar al 9 x 23 mm Largo, pero no son intercambiables. Para algunos autores el 9 mm Steyr es la versión moderna del 9x 23 mm Winchester. Para otros autores ese cartucho, balísticamente, se acercaba más al 9 mm Para.

Algunas cargas estándar para el 9 mm Para y del .38 ACP pueden funcionar en una pistola Steyr modelo 1912.

Figura Nº 23: Pistola Steyr Hahn Model 1912 (Austria)
(http://world.guns.ru/handguns/hg/at/steyr-hahn-m1912-e.html)

Salvo Austria y Rumania que lo utilizaron en ambas guerras mundiales, ningún otro país produjo el cartucho 9 mm Steyr. Tampoco lo hizo EE.UU. a pesar de que llegaron a ese país gran cantidad de pistolas en este calibre después de la II GM.

La capacidad del almacén cargador, que se hallaba dentro de la empuñadura, de la pistola Steyr Modelo 1912 es de 8 cartuchos dispuestos en una sola hilera. Estas pistolas Steyr se cargaban con peines de láminas metálicas que introducían los cartuchos a través de una ventana de carga ubicada en la parte superior del arma, que también servía como ventana de expulsión de las vainas servidas y de los cartuchos enteros cuando se quería vaciar el almacén cargador. (Ver figura Nº 24)

Figura Nº 24: Pistola Steyr Hahn Model 1912 (Austria)
(http://world.guns.ru/handguns/hg/at/steyr-hahn-m1912-e.html)

Algunos autores la llaman pistola Steyr?Hahn y dicen que esta denominación provendría del hecho de que esta pistola tiene un martillo externo, que en alemán se escribe "Hahn" y de allí el agregado.

Cuando el Ejército Alemán ocupa Austria en 1939, muchas de estas pistolas fueron recamaradas para el cartucho 9x19 Parabellum. Estas pistolas por lo general fueron marcadas con los números "08" o también con la sigla "P-08" para distinguirlas de las armas originales recamaradas para la munición original 9x23 mm Steyr.

Algunas fábricas de cartuchos europeas como la Hirtenberger AG de Austria y la Fiocchi, en Italia, produjeron el 9 mm Steyr hasta 1997. No sé si continúan haciéndolo en la actualidad.

Tabla Nº 7: Características del cartucho 9mm Steyr
Tabla modificada tomado de: http://en.wikipedia.org/wiki/9_mm_caliber

9x18 mm Makarov

Este cartucho 9x18 mm es también conocido como 9mm Makarov, 9mm PM (Pistolet Makarova) ó 9x18 Makarov. Fue desarrollado en 1951 y fue utilizado en las pistolas Stechkin y Makarov, siendo esta última la que se convirtió en el arma corta reglamentaria para personal del ejército y policial del entonces bloque soviético, remplazando a la pistola semiautomática Tokarev o TT33 en calibre 7,62 mm Tokarev, la cual fuere usada exitosamente durante la IIGM.

La pistola Makarov fue diseñada por Nikolai Federovich Makarov, es una pistola de doble acción que opera por el sistema denominado de "Blowback" o por inercia de masas y fue por muchos años, para el ambiente de los amantes de las armas de fuego de los Estados Unidos, un arma rodeada de cierto misterio porque era poco conocida y, quizás, fue éste el motivo que la hiciera tan atractiva. Es un arma de mediana longitud y muy parecida a la famosa pistola alemana Walther PP.

Cuando colapsa la URSS y también Alemania del Este, gran cantidad de estas armas y su munición ingresan a EE.UU, donde alcanza bastante popularidad.

Figura Nº 25: Cartucho 9 x 18 mm Makarov. Tomado de: Cartridges of the World. 8ª Edition.1997, Pág. 257

El 9 mm Makarov no es un verdadero 9 mm, ya que la bala posee un diámetro de .364 de pulgada (9,25 mm) y no los .355 de los otros "familiares" en 9 mm. Fue diseñada por Syomin y es una bala totalmente encamisada y de punta redondeada (FMJ-RN), teniendo un núcleo mixto de plomo y acero, que para algunos autores no favorecería demasiado la penetración como las que tienen el núcleo de plomo. También se fabricaron otros tipos de puntas para otros objetivos.

La velocidad promedio de este calibre ronda los 315 a 320 m/s, pudiendo alcanzar cifras mayores según el tipo de bala empleada.

Figura Nº 26: Pistola Makarov PM (http://en.wikipedia.org/wiki/Makarov_PM)

La vaina es "Rimless" y con surco para la extracción, de paredes rectas, o sea que más bien tiene un formato cilíndrico, con una longitud de 18,03 cm (.710) que estaba construida en latón o acero. Por su longitud total de 24,64 mm (.970) se hallaría con un largo intermedio entre el 9 mm P y el .380 ACP.

Algunos autores creen que este cartucho fue una adaptación del cartucho alemán 9 mm Ultra que fuera concebido en ese país en el periodo previo a la IIGM, pero hay una marcada diferencia entre ambos y no son intercambiables.

Este cartucho no posee un gran poder de incapacitación y es relativamente preciso, pero se lo considera como de un poder marginal para la defensa personal, según los criterios occidentales.

En la actualidad tanto la pistola como el cartucho son fabricados en varios países y también se la produce para el calibre .380 ACP.

Tabla Nº 8: Características del cartucho 9mm Makarov
Tabla modificada por el autor tomado de: http://en.wikipedia.org/wiki/9_mm_caliber

9x18 mm Ultra ó 9x18 mm Police

Este calibre me produjo algunas dudas que hicieron apartarme del escrito original dado las diversas contradicciones encontradas en variadas fuentes, lo cual me decidió a aportar, lo que creo, una información más clarificadora.

El cartucho 9 mm Ultra comenzó su desarrollo en 1936 por las empresas Walther y Geco de Alemania para ser adoptado por la aviación militar alemana (Luftwaffe) tratando de llenar el espacio existente entre el 9x17mm Kurtz y el 9x19mm Para, debiendo tener el 9x18 una balística terminal mejor que la del 9x17 y, además, que pudiera utilizarse en una pistola que funcionara por el sistema "Blowback" o por cierre de masas, y que tuviese un tamaño lo suficientemente pequeño y funcional para ser usada por los pilotos de la Fuerza Aérea Alemana. Pero el comienzo de la IIGM (1939-1945) hace que este proyecto terminara y quedara inconcluso.

Según algunos autores, la bala del 9 mm Ultra tenía un diámetro de .354 (8,99 mm) lo cual lo haría .001 de pulgada (0,02 mm) más pequeño que los denominados "verdaderos 9 mm" y, dicen, que las especificaciones técnicas para este cartucho habrían sido utilizadas como base para la creación del cartucho ruso 9 mm Makarov, ya visto.

Figura Nº 27: Cartucho 9 x 18 mm Ultra (http://world.guns.ru/ammunition/pistol-cartridges-e.html)

En los comienzos de la década del los 70 la policía de Alemania del Oeste se dedica a buscar una pistola semiautomática y un calibre que fuesen adecuados al trabajo policial. Para este cometido a comienzos de 1972 es elegida la pistola semiautomática Walther PP Super de doble acción y como cartucho es favorecido uno que fuere denominado 9x18 mm ó 9mm Police (9 mm para la policía) para cuyo desarrollo, según algunos autores, fueron tomados como antecedentes los datos empleados para el cartucho 9 mm Ultra, motivo, quizás, para que a este cartucho también se lo pueda conocer como 9mm Police/Ultra, denominación que igualaría a ambos cartuchos.

Figura Nº 28: Pistola Walther PP Super Doble acción (http://world.guns.ru/handguns/hg/de/walther-pp-super-e.html)

Esta pistola Walther PP Super, que fuera particularmente destinada a la policía de Alemania del Oeste, funcionaba por el denominado sistema "Blowback" ya visto, y su cargador llevaba siete cartuchos. Como dije era de doble acción, con una palanca para bajar el martillo (Decocker) y un seguro de aguja, todo dispuesto para que permitiera llevar un cartucho en la recámara. Duró poco tiempo en servicio ya que a mediados de los años 70 las autoridades policiales deciden remplazar arma y cartucho por el más potente 9mm Parabellum. La compañía Walther suspende su fabricación alrededor de 1979, dedicándose a la producción de otras pistolas en calibre 9x19 mm P como la Walther P5, para la cual se siguió el diseño de la Walther P38 desarrollada durante la II GM.

Para algunos el 9 mm Police fue introducido en 1973 a través de la Walther PP Super, y fue un intento de mejorar las prestaciones balísticas del.380 ACP para superarlo y hacerlo un cartucho más adaptado al trabajo policial.

La bala del cartucho 9 mm Police demuestra ser un verdadero 9 mm, ya que tiene un diámetro real de .355 de pulgadas (9,02 mm). Con una bala de 100 grains (6,47g) podía alcanzar una velocidad de 1.040 pps (316,9 m/s). La vaina tiene una largo de 18 mm y la longitud total del cartucho es de 25,14 mm.

Tal como el Makarov, el 9mm Police se halla en una línea divisoria entre la longitud de la vaina del .380 ACP y el 9 mm Parabellum, ya que es 1 mm más largo que el primero y 1 mm más corto que el segundo. También, como el Makarov, el 9 mm Police ofrece sólo una muy pequeña mejora balística sobre el .380 ACP. Junto con el 9 mm Makarov son los dos cartuchos 9x18 mm actualmente disponibles, pero no es aconsejable su intercambio.

El 9 mm Police es adoptado por algunas unidades policiales de Alemania del Oeste, pero es remplazado con el paso de los años.

Algunos autores dicen que, en cuanto a su poder de incapacitación, este calibre era tan bueno o tal vez más efectivo que el .380 ACP.

Figura Nº 29: Pistola Walther P5 (http://en.wikipedia.org/wiki/Walther_P5)

Para algunos autores su capacidad de matar (Lethal Power) es idéntica a la de una bala del .38 SW Special disparada desde un cañón de 4"(10,1 mm) de longitud.

Tabla Nº 9: Características de los cartuchos 9mm Ultra y Police
Tabla modificada por el autor tomado de: http://en.wikipedia.org/wiki/9_mm_caliber
Figura Nº 30: Vainas de los cartuchos 9mm Police, 9mm Ultra y 9 mm Makarov con sus dimensiones
(http://www.makarov.com/graphics/9mmcases.jpg)

.356 TSW Professional Shooting Team y 9 mm Federal

Este cartucho fue introducido al mercado de los EE.UU. por la casa Federal, debido al interés ascendente que en ese país iba tomando el Tiro Práctico entre finales de 1980 y comienzos de 1990 y basado, además, en las dificultades en alcanzar en esa época el Factor Mayor (Major Power Factor) con la recarga del 9 mm Parabellum y del .38 Super Auto, lo que muchas veces aumentaban las presiones en las recámaras a niveles peligrosos para el arma y tirador. Ello fue motivo del resurgimiento de cartuchos obsoletos y de los denominados "Semi-wildcat" para ser usados en pistolas semiautomáticas en ésta, para entonces, nobel disciplina de tiro.

Aparece entonces, como consecuencia de esta búsqueda, el .356 TSW destinado al equipo profesional de tiro de la firma SmithWesson, conjunto que tuvo una vida muy corta al igual que el mencionado cartucho.

Pero la empresa Federal siguió buscando y desarrollando un nuevo cartucho de donde nace el cartucho comercial denominado 9 mm Federal, que resultó del alargamiento de la vaina del 9 mm, siendo presentado en 1989 con este nombre.

Figura Nº 31: Federal .356 TWS. FMJ, 147 Grains (http://www.ammo-one.com/356TWS.html)

El 9 mm Federal parece que, en realidad, de nuevo tenía poco ya que se lo podía considerar como una nueva versión del 9 mm Parabellum pero con reborde (Rimmed), sin surco de extracción, y tenía en su versión original una punta de 115 grains JHP (encamisada punta hueca) que alcanzaba una velocidad aproximada de 1.280 pps (390,14 m/s). La aparición del reborde tenía como objeto eliminar el problema de extracción que se presentaban en revólveres cuando se utilizaban cartuchos sin este elemento (vainas "Rimless") como sucedía con el 9 mm Para y el .45 ACP, obligando a utilizar algún artificio que solucionara parcialmente el problema de extracción, como eran los clips adaptadores con forma de media luna (Half-moon).

Figura Nº 32: Cartucho 9 mm Federal (Rimmed). Tomado de: Cartridges of the World. 8ª Edition.1997, Pág. 251

El uso de este cartucho estaba más bien dirigido a ser usado en revólveres, especialmente en el modelo "Pit Bull" de la firma Charter Arms, un revólver de doble acción, cañón de cuatro pulgadas y con un tambor con cinco alvéolos, siendo estas armas fabricadas en poca cantidad entre 1989 y 1991. Posteriormente se continuó produciendo este modelo de revólver pero recamarado para otros calibres.

Balísticamente el 9 mm Federal, según algunos autores, se puede decir que igualaba o superaba ligeramente las prestaciones del .38 Special + P, tratándose de acercar al .357 Magnum. A los fines de la defensa personal se lo debe considerar igual al 9 mm Luger.

Algunas marcas de cartuchos .38 SW podrían entrar en una recámara para el 9mm Federal, pero es una práctica potencialmente peligrosa.

Figura Nº 33: Revólver "Pit Bull" , calibre .40 SW de Charter Arms
(http://www.charterfirearms.com/products/Charter_Pitbull_74020.asp)

El 9 mm Federal nunca fue tenido muy en cuenta por los deportistas de la disciplina Tiro Práctico ni por otros tiradores, por lo que fue sacado del catálogo de la casa Federal, y en 1992 cesó su fabricación.

Tabla Nº 10: Características del cartucho .356 TSW
Tabla modificada por el autor tomado de: http://en.wikipedia.org/wiki/9_mm_caliber

Pareciera que para los americanos la familia de los 9 mm fue siempre un fenómeno europeo y, al parecer, sólo dos de estos calibres han sido tenidos en consideración para ser usados en armas de puño: el 9 mm Luger/Para y el .380 ACP ó 9 mm Corto.

Ninguna fábrica de los EE.UU. produjo armas recamaradas para el 9 mm Luger hasta después de que la empresa Smith Wesson sacara al mercado, en 1954, la pistola semiautomática modelo 39, de doble acción.

Figura Nº 34: Pistola Smith Wesson Model 39 (http://en.wikipedia.org/wiki/Smith_%26_Wesson_Model_39)

Pero en la concepción popular europea el concepto que tenían del arma corta era diferente, ya que tradicionalmente las autoridades policiales portaban pistolas semiautomáticas en calibres como el .32 ACP y .380 ACP y los civiles, en muchos países, necesitaban un permiso especial incluso para poseer armas calibre 9 mm ó .38, lo que significaba alcanzar el máximo nivel en la escala de calibres para armas cortas de alto poder.

Si se tuviera que hacer una analogía entre las preferencias tradicionales de los americanos sobre las armas de puño para las fuerzas de la ley y la defensa personal, se podría decir que los calibres .32 ACP y .380 ACP significaban el .38 Special para los europeos, mientras el 9 mm era para ellos el calibre que representaba al .357 Magnum de los americanos.

La gran mayoría de las fuerzas policiales de Europa estaban armadas con revólveres calibre .38 Special, mientras que algunas unidades de propósitos especiales y civiles autorizados usaban revólveres calibre .357 Magnum.

Una de las consecuencias de esta conducta relacionada a la costumbre o hábito del uso de armas y de las municiones mencionadas, fue que los fabricantes de cartuchos europeos gastaron mucho tiempo y esfuerzo en desarrollar, a través del siglo 20, un cartucho 9 mm de un nivel intermedio que pudiese tener el poder de un 9 mm Luger pero manteniendo un retroceso suave, con una carga y una potencia menor, que le diera una imagen que fuese políticamente aceptable refiriéndose, en mi opinión, al campo de los derechos humanos.

Dentro de esta categoría entrarían los, para ese momento, calibres europeos más recientes como el 9 mm Ultra o el 9 mm Makarov.

Continuando con la analogía entre la costumbre de usar determinados calibres en ambos lados del Atlántico, así como ocurría en el continente europeo sobre la búsqueda de un calibre intermedio, sucedió en USA con el uso del calibre .38 Special por parte de las fuerzas policiales, las cuales, a finales de 1970 y comienzo de los 80, llevaban en las recámaras de sus revólveres .357 Magnum cartuchos .38 Special + P y +P+, en la fútil creencia de que con ello logarían hacer lo políticamente correcto y ser aceptable para la opinión pública, evitando el horror que producía en ella la palabra "magnum" refiriéndose, en mi opinión, a las mencionadas organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Los agentes del FBI en 1989, antes de adoptar pistolas semiautomáticas como armas reglamentarias, usaban revólveres .357 Magnum pero cargados con cartuchos .38 Special +P como munición reglamentaria de servicio.

Es interesante destacar que cartuchos en el calibre 9 mm fueron desarrollados en USA antes de la revolución que causara la aparición de las pistolas semiautomáticas en este calibre en 1980, pero nunca fueron mencionadas con esta denominación sino que, genéricamente, fueron llamados calibres .38, tal como sucedió con el .38 ACP, el .380 Auto y el .38 Colt Super, a pesar de que realmente eran verdaderos 9mm (.355) y no calibres .357.

Cuando se habla del agrado por las armas cortas de los tiradores americanos, teniendo en cuenta los característicos hábitos o patrones históricos supra mencionados, se podría decir que cualquier calibre que tuviese una denominación en el sistema métrico, o sea en milímetros, poseía una etiqueta que lo hacía bastante difícil de vender. Pero en la actualidad, las denominadas "Wondernines" (maravillosas 9) de doble acción, alta capacidad de sus cargadores y en calibre 9 mm Parabellum, son muy populares entre los tiradores americanos, fuerzas policiales, militares y agencias de seguridad.

Figura Nº 35: Tomado de: Shooting Times. October 1995. Vol. 36. Nº 10

Aquí finaliza el artículo que tomara sólo como guía para realizar lo escrito más arriba, (faltaría el 9 mm Winchester Magnum, que lo coloque junto al 9 mm Winchester, más abajo) pero quedan otros calibres, muchos de ellos creados para usar en revólveres, que si bien fueron mencionados no están incluidos en la citada nota y que creo menester describirlos, aunque sea someramente, si bien tales datos pueden encontrarse con algunas diferencias según los autores consultados.

Antes de continuar desarrollando el tema, creo importante mencionar que diferencias existen entre los calibres llamados "9 mm" y los denominados "calibres .38".

El origen del llamado calibre .38 parece que tuvo su origen en EE.UU donde, hacia el año 1851, se usaban revólveres de avancarga con un diámetro del ánima de .36 (9,14 mm), empleando balas que tenían un calibre entre .380 y .390 (9,65 y 9,90 mm). Cuando estas armas se transforman al sistema de retrocarga, entre 1868 y 1872, la denominación .38 se basó en el calibre real de las balas que poseían este diámetro en esa época, teniendo el ánima del revólver un diámetro menor de hasta .010 de pulgadas (0,25 mm).

Según Gonzalo J. Fernández: "la designación "calibre .38" referido a armas cortas repetidoras y a sus municiones introdujo una singular confusión que persiste hasta nuestros días y que da frecuentemente lugar a dudas y errores en informes y peritajes técnicos.

En efecto, la mayor parte de las armas de este calibre poseen un diámetro a nivel de los campos del ánima ("Bore Diameter" o "Land Diameter") de .357 (es decir, 9 a 9,1 milímetros), mientras que el término "calibre .38" tiene una correspondencia milimétrica real de 9,652 mm.

En rigor, pues, el corriente ".38" no es tal sino que se trata de un 9 mm cuya designación lógica en pulgadas centesimales sería .35 ó .36. Esta paradoja nominativa no se limita al calibre que tratamos, sino que se observa en muchos otros, y es bien sabido que figuras numéricas diferentes se equivalen muchas veces en la realidad. Las razones son múltiples".

Dice el mismo autor que, en un sentido amplio se pueden incluir dentro de los .38 "todos los cartuchos con proyectiles de diámetro comprendido entre .342 y .380 (8,9 a 9,6 mm) margen dentro del cual está comprendido el llamado "calibre .38 revólver".

Más adelante veremos cómo esta denominación en la realidad se desvirtuaría al modificar el diámetro del ánima en el revólver .38 SW Single Action Nº 2 y en el Colt modelo 1893 y, por ello, estos cartuchos dejan de ser verdaderos calibres .38 por las diferencias entre el diámetro del ánima y el de la bala propiamente dicho, y que fuese explicado anteriormente.

Pero entonces, ¿qué características debería poseer un cartucho 9 mm para pistola semiautomática? En mi humilde opinión, son las particularidades del cartucho las que importan, tales como:

  • 1) el destino para el cual fue creado (o sea, para ser usado en una pistola semiautomática)
  • 2) en los cartuchos antiguos la fecha de su aparición debería estar comprendida entre 1892 y 1900, considerando que es cuando aparecen las primeras semiautomáticas funcionalmente operativas
  • 3) la vaina no debe tener reborde o pestaña (Rimless)
  • 4) debe poseer surco de extracción
  • 5) la bala debe ser FMJ o SJSP o SJHP
  • 6) obviamente, el calibre de la bala y el diámetro del ánima del cañón entre campos, como está explícito en el texto, son factores de fundamental consideración para determinar este calibre

Como puede deducir el lector hay excepciones a la regla, pero en la actualidad son estos criterios o parámetros los que imperan, en mi opinión, para la creación de un cartucho para una pistola semiautomática calibre 9 mm Parabellum / Luger.

Continuará...

Oscar Enrique Vanzetti Médico Legista

Copyright Enrique Vanzetti
Prohibida su reproducción total o parcial sin la expresa autorización escrita del autor.

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2014 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: